El Duomo de Milán

El Duomo de Milán mide 108 metros de altura, 158 de largo y 96 de ancho y es la tercera catedral más grande del mundo, después de la Basílica de San Pedro y la Catedral de Sevilla. La catedral fue consagrada por el arzobispo Carlo Borromeo en 1572, todavía sin completar. Las últimas agujas se colocaron sólo después de mediados del siglo XVIII y en 1813 la construcción fue completa (pero la última puerta se colocó sólo en 1965).

Entre las estatuas más extrañas de la Catedral de Milán hay una que representa a San Bartolomé (sin piel), con su propia piel sobre los hombros como mantel. La estatua estaba en el exterior,pero se colocó dentro de la iglesia, ya que asustaba a los niños. Entre las decoraciones exteriores hay cabezas de seres monstruosos y demonios, muy comunes en la tradición medieval; se representaban monstruos para asustar a las fuerzas del mal.